dissabte, 25 de juliol de 2015

Ningún ser humano es ilegal

En teoría, en la lógica, en el sentimiento humano, no cuestionaríamos esta verdad, pero al ver las imágenes de la “valla de Melilla” o de muchas fronteras, incluso de los CIE, las calles donde se detiene a inmigrantes por su color, en comisarías donde van a firmar y son detenidos….Estas palabras pierden su sentido en nuestra vida cotidiana. Ponen en cuestión que de verdad “ninguna persona es ilegal”.
Estamos viendo unas imágenes de inmigrantes en la valla, que duelen y no logramos entender su dureza, no sólo son imágenes, esto está pasando y  con tanta frecuencia que parece que quieran que se normalice esta realidad, pero esto no es normal ni siquiera para los animales, no es normal que se pongan cuchillas en las vallas, no es normal que hayan vallas para separar a los hambrientos, no es normal que hayan CIES donde se vulneran los derechos humanos, no es normal que se detenga a la gente por la calle sólo por su color. 
La verdad es que no están consiguiendo taparnos los ojos ni hacernos insensibles a estas crudas realidades, tampoco nos tapan la boca y cada vez hay más voces, más valientes. Gracias  a ONGs  como Prodeim y a otros muchos,  esta realidad no se ve como normal y nos informan de la cruda verdad. Gracias compañeros por ayudarnos a estar bien informados, a ayudarnos a no perder la sensibilidad, la humanidad, el horizonte.
Creo que cada vez somos más gente en las concentraciones de la puerta del CIE donde se grita “ningún ser humano es ilegal” todos los últimos martes de mes a las 19 horas . Vemos que cada vez que hay más gente joven que va mezclándose con los mayores y gritando con una sola voz y, aquí en la puerta del CIE, veo la esperanza del ser humano. Cuando en la puerta del CIE se leen situaciones reales concretas con nombres y apellidos del sufrimiento que se esconde detrás de esa puerta azul del CIE, el silencio y el escalofrío nos invade y nos entran más ganas de gritar “ningún ser humano es ilegal”.
Más allá de las vallas está África, donde acampan las multinacionales europeas y Americanas, quitándoles todos los “peces” con mejores barcos, les quitan el “Coltán”, los minerales, los diamantes y un largo etcétera; pero de África o de Sudamérica sólo  se deja salir lo que interesa al capital. 
Todo tiene una simple lectura y es que en el centro no está la persona está el capital y claro los intereses no son los mismos. Mientras unos quieren comer, tener sanidad, educación y valores, a este grupo capitalista solo le interesa enriquecerse y para ellos el ser humano no tiene ningún valor. 
La tortilla está hecha solo hay que darle la vuelta y poner en el centro el ser humano. 

“NINGÚN SER HUMANO ES ILEGAL”  

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada