dimecres, 15 de febrer de 2012

La HOAC de València contra la reforma laboral

La reforma laboral agudizará aún más el empobrecimiento y la deshumanización en el mundo obrero y del trabajo




La asamblea diocesana de la HOAC de Valencia  apoya las movilizaciones que se convoquen por las organizaciones sindicales  y del mundo del trabajo para mostrar el rechazo al Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral y se suma a las manifestaciones previstas para el 19 de febrero.

1.- La Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) de la diócesis de Valencia considera que la normativa aprobada (reforma laboral) por el Gobierno de España, profundiza en el predominio de lo económico frente al respeto a la dignidad del trabajo, que está unido de forma indisoluble a la dignidad de la persona.

2.- Consideramos que modificar a la baja las relaciones laborales; abaratar y facilitar el despido de un trabajador o de una trabajadora, lo hace más vulnerable, con mayor disponibilidad arbitraria y mayor indefensión en el lugar de trabajo. «El trabajo está en función de la persona y no la persona en función del trabajo» (Juan Pablo II, «Laborem exercens», 6).

3.- Estas “nuevas condiciones” suponen una regresión en los derechos de la clase obrera. Para la HOAC de Valencia, cualquiera trabajador y trabajadora merece que se respete y se defienda su dignidad. «El conjunto del proceso de producción debe, pues, adaptarse a las necesidades de la persona» (GS, 67).

4.- No compartimos la individualización de las relaciones laborales que propone esta reforma. Afecta gravemente a la negociación colectiva. Este Real Decreto contempla la fractura de la cohesión social al habilitar la “caducidad” de los convenios colectivos desincentivando cualquier negociación entre las partes.

5.- La individualización, la pérdida de derechos, la desincentivación de la negociación colectiva son factores determinantes que intenta debilitar el esencial papel que están llamados a desempeñar las organizaciones de los trabajadores y de las trabajadoras y que , “buscando su fin específico al servicio del bien común, son un factor constructivo de orden social y de solidaridad y, por ello, un elemento indispensable de la vida social.” (CDSI 305)

6.- Nos sumamos a la reclamación para que se abra un proceso de negociación entre las partes a fin de atender de forma equilibrada, justa y consensuada medidas que busquen solucionar las graves dificultades que tiene los trabajadores, las trabajadoras y sus familias, ante la falta de un trabajo y que este “sea expresión de la dignidad esencial de todo hombre o mujer: un trabajo libremente elegido, que asocie efectivamente a los trabajadores, hombres y mujeres, al desarrollo de su comunidad; un trabajo que, de este modo, haga que los trabajadores sean respetados, evitando toda discriminación”.  (Caritas in veritate, 63)

  

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada