dimecres, 30 d’octubre de 2013

Defender la dignidad, los derechos sociales y laborales de las personas empobrecidas en el contexto actual

Comunicado de la Asamblea diocesana de la HOAC Valencia.

Valencia, 21 de octubre 2013.

La Asamblea Diocesana de la HOAC de Valencia celebrada, ayer 20 de octubre, en los locales parroquiales de Batoi, Alcoi, ha dialogado sobre las prioridades y tareas que este movimiento especializado de la Iglesia en el mundo obrero y del trabajo, se compromete a desarrollar para el próximo bienio que finalizará con la celebración de la XIII Asamblea General.

La Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) de Valencia ha concretado la realidad que quiere atender, prioritariamente, en este tiempo. La experiencia y el compromiso evangelizador de sus militantes, en sus respectivos ámbitos, configuran el Quehacer Apostólico Comunitario que hace hincapié en "defender la dignidad, los derechos sociales y laborales de las personas empobrecidas en el contexto actual". En este sentido, pondrá en marcha dos actos comunitarios, uno relacionado con el sector de la inmigración, la exclusión social y, un segundo, relacionado con la situación de los recortes de los servicios públicos básicos y su impacto en las familias.

¡El trabajo nos da la dignidad!(1), de ahí que un trabajo digno sea la principal preocupación del Movimiento de Trabajadores Cristianos de Europa. Por eso, el pasado 7 de octubre, celebrando la jornada mundial por el trabajo decente, día organizado por el sindicalismo en todo el mundo, la HOAC de Valencia, sus militantes se sumaron a la exigencia de “la primacía del trabajo sobre el capital, como un eje de nuestra vida porque es donde se juega hoy la principal contienda por la humanización de la existencia, donde se juega nuestra capacidad de compasión, y donde nos jugamos en gran medida la credibilidad de la fe, porque la raíz de la pobreza humana se sitúa precisamente en la primacía que hoy sigue manteniendo el capital sobre el trabajo humano”(2).

La situación de las personas en nuestro entorno más inmediato, ante la falta de empleo o la precariedad con la que éste se configura, reflejan dolor y desesperanza ante un crecimiento del empobrecimiento que suponen “la consolidación de una nueva estructura social donde crece la espiral de la escasez y el espacio de vulnerabilidad”(3). Las medidas impuestas y llevadas a cabo en el ámbito laboral no hacen más que profundizar en un modelo que “ya no es una salvaguarda ante las situaciones de pobreza”(4) profundamente injusto. Este proceso de empobrecimiento está asociado, fundamentalmente, “a la precariedad laboral y socioeconómica” (5).

Junto a esta realidad, no menos sangrante es la situación de los servicios públicos esenciales (educación, sanidad, dependencia, servicios sociales) con un galopante deterioro motivado por las decisiones políticas llevadas a cabo y por las medidas de recortes en las inversiones a estos servicios.

LA HOAC de Valencia ponemos la mirada, especialmente, en la situación de la Educación.La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) es otra reforma realizada sin diálogo(6) y que tiene el rechazo del conjunto de la comunidad educativa. Pensamos que el sistema educativo está siendo maltratado, no solo por los ajustes y recortes económicos que afectan a la calidad de la educación y la dignidad de sus trabajadores, al acceso a becas de libros o comedor para decenas de familias, sino también a la falta de un auténtico diálogo social.

Esta Ley no resuelve los problemas existentes en la educación como, por ejemplo, los siguientes: cómo prestar atención prioritaria a las necesidades de los que menos tienen en el conjunto del sistema educativo y articular debidamente la calidad educativa y la imprescindible función compensatoria y solidaria de la escuela. Cómo atender mejor la diversidad de los alumnos. Cómo combatir la creciente devaluación de los contenidos humanistas, éticos y religiosos en el sistema educativo; y cómo educar en la responsabilidad económica y laboral desde criterios no economicistas. Cómo hacer frente a la pérdida de relevancia social de la escuela como institución educativa básica, frente a realidades como el consumismo, la publicidad, los medios de comunicación social. Cómo afrontar el debilitamiento de las familias como realidad educativa más esencial, fomentar su participación y relación con el sistema educativo, etc.

En este sentido, apoyamos las acciones que se están llevando en contra de la LOMCE en todo el país, y concretamente la huelga convocada para el próximo 24 de de octubre.

Finalmente, renovamos nuestro compromiso de Caridad política en el que el amor y la justicia son inseparables; ayudaremos a promover la construcción de unas relaciones sociales más justas, colaborando en el sentido comunitario la lucha por la justicia y el valor de las organizaciones sociales para combatir el empobrecimiento y la deshumanización y anunciar y construir otro mundo que es posible con Jesucristo que está presente en los crucificados de la historia, para ser, como desea el Papa Francisco, “una Iglesia pobre y para los pobres”, al servicio del mundo.


Notas
-----------------------
1 La sociedad no es justa si no ofrece a todos un trabajo o explota a los trabajadores. ¡El trabajo nos da la dignidad! Quien trabaja es digno, tiene una dignidad especial, una dignidad de persona. (…) “No pagar lo justo, no dar trabajo, porque sólo se ven los balances,  sólo se ve cuánto provecho puedo sacar… ¡Esto va contra Dios! Las personas son menos importantes que las cosas que producen beneficio para los que tienen el poder político, social, económico. Homilía del Papa Francisco. 1 de mayo de 2013
2  Segovia, José Luis. El Capital contra el trabajo. Ediciones HOAC 2013.
3 Cáritas. VIII Informe del Observatorio de la Realidad Social. Octubre 2013.
4 Aragón, Jorge. Coord. Trabajadores pobres y empobrecimiento en España. Fundación 1 Mayo. 2012
5 Ibídem.
6 HOAC. Noticias Obreras. Otra reforma educativa sin diálogo. Diciembre 2012

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada