dijous, 10 d’octubre de 2019

La vida es un campo de fresas


El 7 de octubre se celebra el Día Mundial por el Trabajo Decente. Con este motivo, y por segundo año consecutivo, las entidades que formamos la Iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente hemos convocado el concurso de relatos “El trabajo decente no es un cuento”.

El que ahora presentamos es el relato ganador del concurso en la diócesis de Valencia donde convocan Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Cáritas Diocesana de Valencia, Confederación Española de Religiosos (CONFER) y el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM). 

Abro los ojos, vuelvo a cerrarlos con fuerza, pero no, no es un sueño. La luz entra por la única ventana del barracón, donde 50 mujeres recién despiertas nos desperezamos, una a una, como robando un poco de tiempo a esta realidad tan dura. Entreabro los ojos y veo las motas de polvo a través de un rayo de luz que entra por una grieta del barracón, juegan entre ellas, danzando sin parar, hasta llegar el suelo. Ajenas a todo lo que sucede, polvo en el polvo.


Recuerdo las mañanas en mi casa: mis hijos jugando con los perros, el gallo al que le da por cantar a esa hora, la oración en la radio, el olor a pan tostado… y entonces luzco la única sonrisa del día. Me pongo mi ropa de trabajo lentamente, mi hiyab con cuidado y delicadeza. Escucho dos compañeras hablar, pero no entiendo lo que dicen, sólo hablo árabe, es la primera vez que salgo de mi país, no hablo español, ni sé de leyes laborales.
Hace 34 días estoy aquí. Aún conservo entre mis cosas un folleto del colectivo de agricultores de Marruecos, con las condiciones para poder venir a trabajar: “Mujeres de entre 18 y 45 años, rurales, casadas, a poder ser con hijos menores de 14 años, con buena salud”. El objetivo es que no tengamos ni la intención de quedarnos en el país, sino que seamos explotadas y devueltas a Marruecos.

Alguien me llama por mi nombre, Zina.

Esa soy yo.

Zina, trabajadora marroquí de los campos de fresas de España. España mi sueño y también mi pesadilla. Me giro rápidamente con miedo pero son mis compañeras que me invitan a sentarme a desayunar. Nos sentamos sin hacer ruido, silenciosas y dóciles, como siempre.

Atrás quedaron mis hijos, mi casa, el trabajo en el campo, el dinero pedido para poder viajar, hacer los trámites. Atrás quedó el confiar en que se cumpla lo prometido.
Llegué el 28 de abril con el acuerdo para trabajar tres meses, seis días a la semana por 40 euros. La empresa se comprometía a darnos casa, ducha, todo. Solo teníamos que pagar la comida. Y esto ha sido todo mentira. Una triste mentira.

Hay un grupo de mujeres que quiere escaparse, las escucho hablar en la mesa de al lado, mientras desayunamos. Como si migrar para encontrar trabajo aunque sea temporal haya sido tan fácil…

¿Y si volvemos? ¿A dónde ir ahora? ¿A quién pedir ayuda? ¿A quién decirle que nuestro jefe nos hace propuestas sexuales explícitas si no sabemos ni hablar su idioma?

En el caso de las mujeres musulmanas, como yo, el hecho de que un hombre llegue a tocarnos tiene también un significado que mancha nuestra religión. Nos encontramos en Ramadán y, siguiendo con las leyes del islam, durante el ayuno ningún varón puede tener contacto con nosotras. Mi dignidad está por los suelos.

Las mujeres de la mesa de al lado dicen que hay que denunciar para que a otras mujeres no les suceda lo mismo que a nosotras. Yo no lo sé. Sólo quiero comida para mis hijos. Nos han dicho que “las fresas son frutos delicados que tienen que ser cogidos por manos delicadas” ¿Acaso somos nosotras sumisas, frágiles y delicadas? Los dueños nos han llegado a amenazar con decirles a nuestras familias que veníamos a ejercer la prostitución, romperían nuestro honor en nuestro país, ya que sólo con la duda seríamos repudiadas.
Sentada en mi mesa de desayuno, cojo una hoja de periódico viejo. Me llama la atención una foto, mujeres trabajando en el campo, recogiendo fresas; veo muchas palabras escritas “Jornada Mundial por el Trabajo Decente, 7 de octubre”… Lástima… no sé qué dice… Envuelvo con la hoja un trozo de pan con mantequilla, por si tengo hambre durante el trabajo y lo guardo en el bolsillo del pantalón.

No hay salida.

Pienso en mi familia.

Me alcanzan las botas de lluvia y el chubasquero, llueve copiosamente y hay que salir a recoger las fresas. La lluvia me llena la cara de gotas, que se confunden con mis lágrimas. Como una ceremonia aprendida de memoria, me inclino hacia adelante, me acomodo el hiyab, el jefe dice que las mujeres tenemos flexibilidad y aguante para pasar horas y horas con los riñones flexionados, me contaron mis compañeras y así será.

Sólo tengo algunos deseos: que nos paguen en el Puerto de Algeciras, dentro de un par de meses. Deseo que esto acabe. Deseo que se me curen las heridas de las manos. Deseo recuperar mi dignidad. Deseo que mis hijas mujeres no tengan que pasar por esto. Deseo que ninguna mujer del mundo deba pasar más por esto.

Me acompañan mis hijos en el pensamiento y mientras camino por el barro arrastrando los pies…cantando una antigua canción marroquí que me enseñó mi abuela… pienso… que para nosotras…mujeres… extranjeras o no… a veces… ¡la vida es un campo de fresas!



dijous, 21 de febrer de 2019

28 de febrer, acte "una valoració creient sobre l'exclusió i la precarietat"

El proper 28 de febrer la HOAC de València convoquem a un acte d'anàlisi, reflexió i acció sobre la situació d'exclusió social i precarietat a la nostra societat


Participarà Joaquin Sánchez, conegut com "el cura de la PAH", un activista social i militant de la HOAC de Murcia. 
28 de febrer, 19:30h
Centre Arrupe de València

Si vols conèixer algunes de les seues publicacions a eldiario.es, mira ací


Centro Arrupe
👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇👇




"Cuando tus miedos se apoderan de ti y renuncias a la libertad, la democracia como tal muere.
Cuando dejas de pensar y de analizar el por qué de lo que ocurre, la democracia como tal muere."

dimarts, 15 de maig de 2018

25 de maig a València. Taller anàlisi de la realitat: exclusió i migracions

El Sector d'exclusió social i migracions de la HOAC de València convida a un Taller d'anàlisi de la realitat obert a la lliure participació sobre
Exclusió social i migracions a València
amb Pilar Serrano, activista social i advocada de l'associació El Teuladí


25 de maig a les 19h als locals de la HOAC de València, C/ Franciscanos 4, València

Difon i participa!

dijous, 22 de març de 2018

Este viernes santo, oración interreligiosa en la puerta del CIE de Valencia

La HOAC de Valencia convoca el próximo viernes santo 30 de marzo a las 21h una oración interreligiosa en colaboración con personas de la comunidad musulmana de Valencia en la puerta del CIE de Valencia (Av. Dr Waksman 52) en solidaridad con las personas encerradas por el único delito de no tener papeles.

Por cuarto año consecutivo la Hermandad Obrera de Acción Católica, movimiento de Iglesia para el Mundo Obrero, convoca este acto solidario y de expresión de una fe compartida. La lucha por el cierre de los CIEs, verdadera expresión de la vulneración de derechos humanos de muchas personas migrantes sin papeles, se extiende día a día por muchos lugares del país y en Valencia tiene una expresión continuada a través de la "campaña por el cierre de los CIEs" donde participa la HOAC junto con muchas otras entidades sociales y solidarias de todo tipo.

Para la HOAC la emigración es un fenómeno donde se refleja como en pocos, lo que implica la subordinación de las personas a la lógica del mercado a causa del neoliberalismo económico y su estrategia globalizadora que profundiza mucho más en la división del mundo. 

La realidad de la inmigración pone de manifiesto la incomprensión hacia otras culturas y religiones. Es más, saca a la luz fenómenos de xenofobia. Todo esto, unido a leyes cada vez más restrictivas en materia de inmigración que van excluyendo y aislando a muchos inmigrantes. Por eso desde la HOAC se convocan este tipo de actos interreligiosos y solidarios que impulsan la integración, el respeto y la defensa de los derechos humanos.

Por una sociedad al servicio de las personas y no del capital
Ningún ser humano es ilegal


"Cada forastero que llama a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Jesucristo, que se identifica con el extranjero acogido o rechazado en cualquier época de la historia (cf. Mt 25,35.43)"
Del mensaje del Papa Francisco para la jornada mundial del migrante, enero de 2018

dimecres, 10 de gener de 2018

La represión en la cárcel de Archidona, usada como Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE) pese a las incompatibilidades legales, termina con la muerte de uno de los internos en su celda

Comunicado de la Campaña Estatal por el Cierre de los CIE y el Fin de las Deportaciones

Exigen investigación independiente sobre los sucesos y responsabilidades.
Señalan la necesidad de identificar al fallecido y establecer vínculos con su familia y medidas de reparación.
La Campaña Estatal por el Cierre de los CIE y el fin de las deportaciones exige la dimisión del Ministro de Interior

Según la información disponible hasta el momento, un ciudadano argelino de 36 años (cuyo nombre no se ha hecho público aún), ha muerto, supuestamente por suicidio, en una celda de la cárcel de Archidona mientras esperaba su deportación.
La Campaña por el Cierre de los CIE y el fin de las Deportaciones denuncia esta muerte como un asesinato más producto del racismo institucional que supone la política migratoria basada en el encierro y la deportación. Con la cárcel de Archidona, el Ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido,  ha llevado la violación de derechos a un extremo criminal: ha usado una instalación penitenciaria como CIE, algo prohibido expresamente por la actual Ley de Extranjería y denunciado por la Defensoría del Pueblo; ha empleado datos falsos para internar a las personas, como está investigando la justicia;  ha intentado deportar a adolescentes; y ayer mismo, como muestra un vídeo, la policía reprimía violentamente a las personas privadas de libertad en Archidona. ¿Qué hechos han llevado a la muerte de esta persona y en qué circunstancias?.
Desde que se abrió el primer CIE y comenzaron a practicarse deportaciones en 1987, al menos 8 personas han fallecido en dependencias de encierro y traslado forzoso: ocho vidas cuya custodia y responsabilidad recaía sobre el Estado. La muerte en el CIE no es una excepción sino una macabra normalidad. Mientras los comunicados oficiales evitan toda referencia a la identidad de las personas fallecidas, fomentando su olvido, consideramos imprescindible honrar su memoria de las personas con nombres y apellidos, siempre que sea possible:
Osamuyi Aikpitanyi 2007 (durante su deportación; Vuelo Iberia Madrid-Lagos;Nigeria)
Ciudadano nigeriano de 47 años. 2008. (CIE Zapadores. València)
Jonathan Sizalima 2009 (Comisaria extranjeria P.N, BCN)
Mohamed Abagui 2010 (CIE Zona Franca, BCN)
Samba Martine 2011(CIE Aluche, Madrid)
Idrissa Diallo 2012 (CIE Zona Franca, BCN)
Alik Manukyan 2013 (CIE Zona Franca, BCN)
Ciudadano argelino de 36 años. 2017 (Cárcel Archidona, Málaga.). En el momento de realizar este comunicado aún no se ha hecho público su nombre.
El Ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, es responsable de esta última muerte, así como las políticas migratorias española y europea lo son de las miles de vidas perdidas en las fronteras, en el desierto y en el mar. Ninguna regulación ni promesas de mejora de las condiciones de los CIE ocultará la verdadera naturaleza de estos espacios como lugares de maltrato institucional y muerte.
La Campaña por el Cierre de los CIE y el fin de las Deportaciones exige:
  • La dimisión del Ministro Zoido como responsable directo de esta muerte.
  • El cierre inmediato de Archidona y de todos los CIE del Estado español.
  • La liberación inmediata de las personas internadas en Archidona.
  • Una investigación judicial transparente de lo sucedido.
  • La identificación de la persona fallecida, y medidas de reparación para con su familia.




dimarts, 9 de gener de 2018

Los obispos llaman a “Acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados”

La Comisión Episcopal de Migraciones ha editado los materiales de la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado que este año se celebra el 14 de enero con el lema, “Acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados“.





Los obispos nos recuerdan que el gobierno español no ha cumplido con el cupo de acogida de refugiados, y exige el cierre de los CIEs



diumenge, 7 de gener de 2018

Donde nadie podía pensar, sin bombo ni platillos, ante la indiferencia universal… Ahí nace Dios.

Nuestro mundo «pone» siempre la navidad antes de tiempo: luces en las calles, adornos, música, escaparates, catálogos de regalos, centros comerciales repletos de gente consumiendo, gastando, caminando hacia una prometida felicidad, hacia esa oferta que dice que si tienes más, gastas más, y estás por encima de los demás, serás feliz, y todo tu mundo será genial. Hay mucho ruido ahí. Demasiado como para poder vivir la verdadera Navidad. Tanto ruido, que nos adormece y nos ensordece. Tanto que, si entramos en esa espiral, perdemos la guía y el camino para llegar a la verdadera Navidad.